Reseña: Infierno, de Carlos Sisí



Sinopsis

La Humanidad languidece. Cada vez que la llama de la esperanza emerge, trémula, el enemigo la abate con algún nuevo revés con un sencillo y potente soplo. Dando tumbos por una América devastada, los escasos supervivientes intentan sobrevivir a una creciente Tormenta, enfrentándose exhaustos a unos enemigos cada vez más numerosos que se extienden ya por todo el mundo.

El plan de Alkibiades no deja resquicios. Mientras los nueve Mogs de Tusla Edron aumentan imparables su poder, la perspectiva de un mañana se extingue. Un último y desesperado aliento les conduce hasta Villa Vanidad donde se preparan para intentar asestar un perentorio golpe a la terrible Elexia mientras un misterioso mensaje obtenido en sueños repetitivos, intranquilos y sofocantes les advierte: ¡El Infierno Desde Arriba!


Reseña

Increíblemente decepcionante. Eso es lo único que puedo decir tras terminar de leer esta tercera entrega de la saga vampírica de Carlos Sisi, y eso a pesar de que, en realidad, ésta novela no es muy diferente a sus antecesoras, de hecho, durante buena parte de la trama he tenido la sensación de estar leyendo la misma novela que en las dos ocasiones anteriores, experimentando una sensación de déjà vu constante mientras lo hacía, ya que tanto sus virtudes como sus defectos son exactamente los mismos, manteniendo el equilibrio lo suficiente como para que el lector quiera saber más. Lo mismo ocurre con los niveles de sangre, la violencia, las vísceras y esa obsesión por dejar a los personajes principales de lado durante mucho tiempo, para contar pequeñas historias aquí y allá que te van mostrando la situación desesperada en la que se encuentra la humanidad en éste mundo desolado, por lo que resulta entretenida y amena al igual que sus antecesoras, eso no lo discuto, pero en ésta ocasión la historia tiene un problema bastante grave que las anterior no tenían, y que la han convertido en una de las novelas más desesperantes que he tenido la mala fortuna de leer, y es que ésta es un fin de trilogía, por lo que la historia pide a gritos ser encauzada hacia un final, un climax, ya sea positivo o negativo, en el que los personajes principales lleguen hasta el punto hacia el que la historia se supone que los está llevando, algo que aquí no ocurre. En lugar de eso, la novela empieza volviendo nuevamente a los inicios de la pandemia vampírica para presentar nuevos personajes que apenas tendrán relevancia en la trama, dejando la historia principal prácticamente estática, de hecho, los que se suponen que son los protagonistas principales no aparecen durante tranquilamente el primer cuarto de la novela, ya bien entrada la trama, si es que se le puede llamar trama a una serie de historias inconexas unidas en un tomo, historias que, aunque lleguen a ser entretenidas, a mi como lector no podían importarme menos, ya que mi interés estaba en conocer las acciones de los verdaderos protagonistas y ver como evolucionaba la trama principal. ¿Qué es esa nube que está cubriendo el cielo? ¿Cómo van a pararla? ¿Cómo van los protagonistas a impedir que los villanos se salgan con la suya? ¿Cuál es el plan? Pero no, Carlos Sisi se empeña en contarnos pequeños relatos que no le importan a nadie y que leerlos no hacen avanzar la historia en absoluto, una historia que culmina en un final que se supone debe ser impactante y sobrecogedor, pero que resulta precipitado, perezoso y completamente anticlimático, algo que Sisí parece sacarse de la manga en el último momento al no saber muy bien como cerrar la historia, y que solo sirve para destruir por completo todas las líneas argumentales que, supuestamente, se habían ido desarrollando desde la primera entrega de la trilogía.

En conclusión. Tengo entendido que con ésta novela se pone punto y final a la saga Rojo, de Carlos Sisí, pero si por algún motivo el autor decidiera extenderla con alguna entrega más, sintiéndolo mucho, conmigo que no cuente, ya que esta ha sido una lectura más que decepcionante.



Autor

Carlos Sisí (Madrid, 1971) vive en Calahonda (Málaga). En 2009 sorprendió al público español con su serie «Los Caminantes», que situaba el apocalipsis zombi en las soleadas tierras malagueñas y se convirtió en un verdadero fenómeno de ventas. También es el autor de La hora del mar y ganó la X edición del Premio Minotauro con Panteón. Cuando no está enfrascado en alguno de sus muchos hobbies, Carlos dirige una revista digital online y su empresa familiar de diseño y soluciones de Internet.