Reseña: El diamante de Moonfleet, de John Meade Falkner



Sinopsis En el pueblo de Moonfleet, el joven John Trenchard halla un colgante en el cadáver de «Barbanegra», famoso personaje fallecido un siglo antes. Dentro hay unas notas que indican dónde se oculta el tesoro causante de la desgracia y muerte... Esta novela narra la historia de John en busca de un padre, la de Elzevir en busca de un hijo, y su mutua adopción con un vínculo más fuerte que la sangre. Moonfleet, rodeado de brumas y leyendas, habitado por los fantasmas de la siniestra casa de los Mohune, es la verdadera meta de los protagonistas: volver a los orígenes, volver a Moonfleet.


Reseña

El diamante de Moonfleet es una gran novela de aventuras, contemporánea de la famosa La Isla del tesoro de Robert Louis Stevenson, y aunque no es tan conocido como ésta, ofrece un relato que nada tiene que envidiarle. Entre las páginas de éste libro se puede encontrar todo lo que se espera de una historia de éste género; misterios, amor, amistad, sacrificio, villanos malvados, tesoros perdidos, contrabandistas, esclavistas, naufragios… todo ello ligado en un relato escrito con maestría que, a pesar de no ser demasiado largo, en torno a las 370 páginas dependiendo de la edición, se toma su tiempo para presentar debidamente a los personajes, por lo que a veces puede resultar pausado y otras trepidante, pero siempre logrando mantener el interés del lector.

Es cierto que a día de hoy ésta novela puede resultar bastante simple y previsible, pues a éstas alturas existen cientos de historias que han utilizado la misma fórmula, pero ésta, al tratarse de un libro escrito a finales del siglo XIX, tiene ese toque añejo que personalmente me ha parecido muy atrayente, y que ha hecho que disfrute de la novela con una sonrisa en los labios y mucha nostalgia.

Con los personajes principales ocurre lo mismo que con la historia de la novela, son estereotipos que han aparecido en mil productos diferentes, porque, ¿Cuántas veces hemos visto historias protagonizadas por un joven entusiasta e ingenuo y su gruñón pero noble mentor? Muchas, eso es así, pero los protagonistas de éste libro están muy bien construidos; son inteligentes, pero eso no impide que se equivoquen a la hora de tomar decisiones. Son buenas personas, pero tienen impulsos egoístas empujados por su propia avaricia. Están dispuestos a sacrificarse por las personas a las que quieren, pero también llevan a cabo acciones moralmente cuestionables sin pensar demasiado en el daño que podrían hacerle a esas mismas personas... en definitiva, no son planos, todo lo contrario, son humanos y están vivos, y eso es algo que se agradece mucho.

En conclusión: El diamante de Moonfleet es una novela ágil y fácil de leer que todo amante del género de aventuras debería disfrutar. Muy recomendable.


Autor

Nacido en Wiltshire en 1858, pasó su infancia en Dorchester y Weymouth. Asistió al Colegio de Marlborough y el Hertford College, Oxford, donde se licenció en historia en 1882. Después de graduarse, fue maestro en Derby School antes de ir a Newcastle como tutor de la familia de Sir Andrew Noble, que dirigía la Armstrong Whitworth Co., una de las mayores empresas armamentísticas del mundo. Falkner le siguió como ejecutivo en 1915, cargo que difícilmente podía compaginar con sus intereses en poesía, arquitectura y heráldica. En sus negocios Falkner recorrió el mundo, consiguiendo acumular una importante colección de tesoros arqueológicos de distintos tipos. Como escritor, su obra más conocida fué El diamante de Moonfleet (1898), llevada al cine en 1955 por el director Fritz Lang.

Después de retirarse de los negocios en 1921, llegó a ser lector honorario en Paleografía de la Universidad de Durham; también fue bibliotecario honorario de la Catedral de Durham. Aunque pasó sus últimos años en frecuentes viajes, Falkner fijó su residencia en Durham residiendo en la Divinity House (actualmente Escuela de Música de la Universidad) en el palacio Verde delante de la catedral desde 1902 hasta su muerte. Una placa conmemorativa y una estatua en la parte sur de la catedral recuerdan su estancia.

















En cuanto a adaptaciones a otros medios, hasta donde yo sé existen dos; una película estadounidense de 1955 y una miniserie británica de 2 episodios de 2013. Personalmente no he visto ninguna de las dos, pero teniendo en cuenta el material original, creo que merece la pena echarles un vistazo.